miércoles, 18 de agosto de 2010

De mi soledad errante hasta tu compañia

Uno de mis mas amados sonetos de Neruda, comienza con estas maravillosas palabras:
"Amor, cuantos caminos hasta llegar a un beso
Que soledad errante hasta tu compañía"
Si bien es un soneto de amor, dedicado de un amado a su correspondida, hay algo en este oasis de palabras que me identificó dolorosamente durante mucho tiempo. La soledad errante de un ser amado, en este caso, de la persona mas valiosa que puede tener una mujer; Su hijo. El cambio tan notorio, de jugar como juega cualquier madre que ama a su hijo, al precipitado silencio en un corto período de tiempo. Silencio de palabras. Silencio de cariño. Silencio de juego. Perderlo. Como dolió. Aún duele. El que lo pasó entiende el desgarro que siente el corazón de una madre, y el que no, podrá imaginarse una cadena cuyo cada eslabón esta compuesto de una tonelada de dolores y lágrimas, que siente una madre al mirar a su hijo a los ojos y que este esquive la mirada; Querer abrazarlo y besarlo, y sentir una lejana barrera helada. Llorar y gritar delante suyo descubriendo lo mas profundo del alma y ni siquiera tener la fe necesaria para soñar que limpie tus lágrimas, puesto que en ese país lejano pareces no existir. Suma de horas dolorosas. La incertidumbre mas incierta que jamas hayan podido imaginar. Demasiado dolor para una madre que soñó un futuro prometedor para su hijito, como toda buena madre sueña. "Tomará clases de fútbol desde los seis años"."A los cinco le compraremos su primer raqueta para que juegue tenis como papá"."Clases de ingles y karate después de las horas de clases" "Piano o guitarra, lo que elija en cuanto aprenda a leer"... Sin duda como padres soñamos y miente el que dice que no pone expectativas en sus hijos. Todos queremos que haga un "poquito de algo" que particularmente nos gusta. "El día que empiece primer grado tendrá seis añitos y medio, iremos con la video cámara y el saludará y quedará registrado no solo en nuestra memoria"(Esa es un herida que aún sangra. No a borbotones, pero si de a gotitas. Gotitas que no deberían caer ahora, sino en su tiempo de lluvia, pero se anticipan y asoman en algunos días nublados. Aun no llegamos a ese tiempo y aprendí que a veces es mejor pensar un día a la vez y dejar que cada día traiga su afán, sin dejar de trabajar pensando en el futuro. Que paradoja. La vida en ocasiones es difusa. Perdí la fe y la recuperé. La abrazo día a día, cueste lo que cueste y siento que Dios venda mis heridas y me abraza en el dolor. En el día de la angustia no me deja sola y siento sus palabras en mi corazón. "
Esfuerzate y se muy valiente;

No temas ni desmayes porque estaré contigo adonde quiera que vayas".


Es espinoso el camino del valiente. Es difícil algunos días no querer desmayar, pero intento. Vivo intentando. Cuanto tiempo luche contra enemigos invisibles no lo se. Mas de dos años llevo en esta guerra, en donde a veces gano y otras pierdo. Enemigos gigantes que parecen invensibles. Enemigos aparentemente poderosos como el aislamiento y la soledad. Esa soledad que buscaba mi hijo a toda hora. Esas largas horas sentado en un mismo sitio, jugando a nada. Nadie me presentó a la nada misma, y nadie me dijo que existía algo llamado estereotipias, las conocí sola; Nadie me dió tiempo para asimilar. Algo en el medio pasó, cayó a mi lado como la flecha que inicia una batalla, sin saber como, ni cuando, ni de donde. La batalla contra su soledad. Fueron largos meses de querer sacarlo aunque fueran minutos de su mundo, de intentar traerlo al mio, como si vivir en dos mundos distintos fuera algo normal en la vida; Como si deseara encontrar el camino de regreso a mis brazos.
La pelea fue ardua, aún lo es, mas Dios puso en nuestra vida las herramientas necesarias para dar batalla. De a poco nos muestra el camino para traerlo felizmente de regreso. Razones felices. Momentos hermosos.
Te miro, te estudio, aprendo de vos. Cuando veo que no queres estar solo me dan ganas de gritar con toda mi voz, Gracias Señor!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Cuando veo que tus terapeutas dicen lo mismo, una sonrisa ilumina mi rostro y una catarata de sentimientos mi corazón. Es ahí donde veo el sendero de regreso iluminado.Sepulté lo inverosimil. Todo es posible. Estabas lejos. No podia acercarme. Sufrí de soledad. Ya no mas. Mi soledad errante quedó atras. Te tengo.
Cada vez que me miras con tus ojitos llenos de amor me doy cuenta que estás de regreso. Cada vez que me buscas para jugar o simplemente mimosear, alabo por dentro, y aunque no tenga demasiado tiempo, dejo todo por un juego, una carcajada, una oportunidad mas; la de verte feliz junto a mi. La de verme feliz junto a vos.
Te miro. Te estudio. Aprendo...Algo diario. Te amo. Me amas... Algo eterno.

Retomando el apasionante mundo de los autos, luego de mas de dos años de no darle importancia.
Estamos volviendo.

10 comentarios:

VIVI dijo...

LAU ME HICISTE EMOCIONAR... YA SE ME REVIENTA EL CORAZÓN... HE SENTIDO LO MISMO QUE TÚ Y DESDE SU AÑO DE VIDA, Y TB GRACIAS A DIOS ENCONTRÉ LAS HERRAMIENTAS NECESARIAS QUE LA HICIERON VOLVER A MI, ME BUSCA, ME ABRAZA, RAGALONEA, ME ESTIRA LOS BRAZOS NO QUIERE ESTAR SOLA... QUE MALDITA SOLEDAD ERRANTE QUE TB SETI Y ES VERDAD POCAS MADRES QUE NO HAN PASADO POR ESTO TE ENTENDERÁN ... VIVAN NUESTROS HIIJOS... Y VIVA SU REGRESO A ESTE MUNDO... TE QUIERO MUCHO!!

Elisabeth dijo...

HIJA QUE GUSTO LEERTE!!! ME ENCANTA COMO ESCRIBES, ESTA ENTRADA ES PRECIOSA, ME HE SENTIDO IDENTIFICADA EN CADA PALABRA. QUE DOLOR MÁS AMARGO TENEMOS QUE ATRAVESAR....PERO BUENO ESTO ES ASÍ. CADA DIA VAMOS RECUPERANDO POCO A POCO A NUESTRO HIJO Y SI DE UN GOLPE BORRARON MIS ESPECTATIVAS... YA HE VUELTO A PENSAR EN OTRAS ADAPTADAS.
UN ABRAZO MUY FUERTE!!

mamadevalen dijo...

Ese dolor que sentimos cuando se negaban a mirarnos o rechazaban un abrazo, o los primeros berrinches, verlos golpearse, se convierte en una fuerza increible que nace de quien sabe donde... Y un dia nos encontramos en un abrazo enorme, fruto del trabajo de los terapeutas, de nuestra perseverancia y de esos luchadores enormes que son nuestros hijos. Yo agradezco a la vida haberme dado a Valen, que me enseño a vivir. Besos, sabes cuanto te quiero.

Rosio dijo...

Preciosa entrada Lau.
Definitavemnte las que hemos pasado por esto conocemos el desgarro que se siente, pero también conoces la felicidad absoluta que te da una mirada, una palabra, un gesto.
Te quiero mucho amiga.
Rosio

caro y facu... dijo...

huy lau........ cuanta verdad amiga lamento decir que mis lagrimas si estan cayendo y no a gotas porque ese dia de primer grado ya deberia aver llegado y todavia estmos en jardin...........es verdad si desimos que no soñamos es mentira, porque pese a la dificultad evidente no dejo de soñar con cosas que quisas ya soy consiente de que no va a llegar nunca,nadie nos enseña aprendemos a los golpes, con el dolor,con la desepcion y la cachetada que cada dia te da la vida,cada pasito de nuestros hijos es como tocar el cielo pero volver a caer a la realidad sin aver disfrutado totalmente...... amo a facu con todo mi corazón pero no me deja y nunca me va a dejar de doler su diferencia o su discapacidad o como quieran llamarla,lloro cada dia sufro cada dia porque no dejo de soñar con que mi hijo sea un niño " normal" el cual todos creemos conocer y vemos cada dia alrrededor nuestro pero no en nuestros hijos.........

Juani dijo...

Laura es increíble como tus palabras me han hecho revivir esos años primeros de inmenso dolor, de impotencia y sueños rotos. Has descrito perfectamente todo lo que las madres hemos sentido. Me alegro de que tu hijo este de regreso en "este mundo", el mío como es ya es muy mayor vive en él desde hace muchos años, pero aunque eso está conseguido hay un sin fin de comportamientos y déficits que me siguen teniendo sumida en la desesperación. Es mucho lo conseguido, lo sé, pero es una minúscula parte de lo que el día a día le exige. Ánimo y sigue luchando tu hijo es muy pequeño y tú, por lo que veo, eres una madre muy luchadora. Muchos besos.

Georgina y mi bebe Nicolas. dijo...

Lauris, muchas gracias por tus palabras, por tu entrada.

Yo en estos momentos estoy sufriendo mucho de verdad, con el tema del autismo, a veces lo creo ya superado por completo y luego por alguna cirscuntancia o momento, regresa el dolor, regresa la angustia.

Cuando estoy sentada a media acera (banqueta) con Nicolas haciendo rabieta, pegandose en el suelo, en el cemento, pegandome a mi, dandome patadas, jalones de pelos etc...siento ganas de llorar, siento ganas de morir, siento de verdad que ya no puedo mas y que no se como voy a seguir luchando con todo esto.

Llego a mi casa, jalando a mi hijo, intentando cargarlo (se resiste) llantos, me pega etc...y lo unico que hago es llorar, y sentir de verdad que esto me esta doliendo demasiado.

Ay Lauris, yo siento lo mismo que tu has escrito, claro esta que tu eres por muchisimo mejor madre que yo, tu has logrado superar esto, tienes a tu hijo de maravilla y estas super conectada con Dios.

Lauris te admiro y te quiero....sin mas por decir.

Georgina y Nicolas.

maria gloria dijo...

Muy linda entrada te felicito!!!! muchos besitos a Agustin

Betzabe dijo...

Alentadora entrada Lauri, a mi lo que me desgarra es el silencio, pero tambien le ganaremos!!!!

Besos para Agus se ve feliz en el carrito, yo vengo de un centro comercial y desde que entramos Diego decia brrrr zul y yo carrito azul? que querra este nio aqui no hay carrito azul... hasyta que llegamos al sitio de alquier de carritos y Diego corrio a sealarme el bbrrr zul jejejej

rosanayluciano dijo...

Laura, me emociono mucho tu entrada, porque me siento muy identificada!!!!Lo peor es haberlos tenido y sentir que se perdian en su sikencio, que se alejaban...Pero los estamos recuperando!!!!!!!!!!