martes, 24 de septiembre de 2013

De nuevos caminos

Con los años, adquirí también sabiduría. No todos son dolores y la experiencia misma, sirve para mucho. Cuando uno aprende del dolor, puede aconsejar a otros que pasan por el mismo dolor que uno ya ha pasado. Pueden temblarme las manos, pero jamas el corazón. Cada uno decide que hacer con ese dolor. Sabemos que jamas podremos olvidarlo, pero si, ver el bosque de esperanza que nos espera en el tramo del camino , cuando decidimos liberarnos del dolor como  carga y comenzar a atravesar el maravilloso sendero que nos guiará hacia aquel bosque y a través suyo. Un nuevo comienzo. Un nuevo camino. No solo son palabras. Es nuestro corazón. No solo son palabras. Es nuestra vida misma y Dios siempre estará allí cuando levantemos nuestros ojos al cielo. El estará allí para mostrarnos que siempre sale el sol. El siempre estará allí, para mostrarnos que está aquí; cercano a nuestro corazón.
No se por lo que estas pasando, pero no estas solo.