viernes, 4 de junio de 2010

De alguien llamado Dios


Un rayo de sol ilumina mi gris mañana; No es mas que Dios, rodeándome con su amor, y en ese precioso instante otro amor aparece, con la dulzura que solo tienen los Ángeles, con la inocencia que solo conservan los niños y con el eterno amor que solo tienen los de corazón puro, aquí esta él, regalándome otra sonrisa y bendiciendo esta hora de mi vida, haciéndome feliz, recordándome que puedo serlo si quiero serlo, enseñándome a valorar estos momentos de paz y recargar mi fe, para que cuando llegue la tormenta en la hora oscura me encuentre afirmada en mi lugar, en mi Roca Eterna. Muchos estados he recorrido en mi vida, para algunos mi joven vida, pero para mí, en situaciones, mi anciana vida. He vivido mucho. Mi vida no ha sido fácil, pero de todos los lugares en los que estuve quiero quedarme en la Roca. Allí es donde me siento segura. Allí se que nada puede golpearme, herirme o lastimarme. Allí El me funde en un abrazo espiritual y hace sentirme amada. Yo que siempre amé y no fui tan amada tengo alguien que me ama más de lo que yo pude amar siempre. En El quiero estar. Con El quiero estar. Porque no hay otro amor tan alto y profundo. Porque no hay otro amor tan incondicional. Porque haga lo que haga El sigue estando y me hace sentir que cada segundo piensa en mí. El amor de Dios. Ese mismo Dios que me ha dado en dulce prestamo un ángel y me enseña cada día a través de el. Ese mismo Dios que supo que yo podría con todo y que tiene más confianza en mí de la que yo jamás podré tener. Ese mismo que quiso llevarme a otro nivel. Ese mismo Dios que me ofrece sus brazos como refugio cada vez que la tristeza golpea mi alma. Ese mismo que me regalo la vida y permitió que naciera aun cuando el mundo y situación gemian no era lo mejor. Ese mismo, que me ayudó a crecer, enjuagando de continuo mis lágrimas y me enseño que en El siempre encontraría un amoroso padre, aun cuando ese rol se desdibujara para siempre en mi vida y mí ser.

A El que es mi sol quiero escribir hoy. A ese que me ama y amó, y me regala un gran SI, aun cuando el mundo me dice que NO. Señor. Dios. Amor.



9 comentarios:

Marina dijo...

Muy lindo, Lauri! Yo también a veces siento cómo me abraza Dios.
Muchos besos

Georgina y mi bebe Nicolas. dijo...

Hermoso, Lauris, me lo llevo para mi vida, para mi corazon y para compartir con mi esposo.

Te quiero.

Georgina.

caro y facu... dijo...

hola lau vos siempre con estas lindas entradas que te hacen mover muchas cosas,besosssssssssssssss me encanto

MARLENE dijo...

Lau: amiga!!! me gustó mucho esta entrada, me emocionó. Es un bálsamos para el alma, el leerte. Gracias!!!!!!!!!

Graciela dijo...

Lauri, te sigue acompañando siempre, con su ayuda superas los momentos tristes y Agus es un Sol Gigante.

Me he reconocido en eso de la joven vida, a los treinta ya había vivido muchas situaciones.

Lo mejor, buen fin de semana, besos y besitos :)

mariagloria dijo...

Muy emotiva la entrada me gusta mucho, que tengas un lindo fin de semana, besos

mariagloria dijo...

Muy emotiva la entrada me gusta mucho, que tengas un lindo fin de semana, besos

mariagloria dijo...

Muy emotiva la entrada me gusta mucho, que tengas un lindo fin de semana, besos

Rachel dijo...

Entre aqui por pura casualidad y esta entrada.. me hizo llorar.. Te envio todo el animo, la fuerza y el amor para ti y tu hijo. Eres un ejemplo de fé y entrega. Digna de admirar.
El nunca nos abandona.
Un abrazo.
Rachel.