viernes, 6 de noviembre de 2009

Hay días...

Hay día inciertos, noches vacías, horas en las que la duda penetra nuestras venas, la incertidumbre acecha, el futuro da miedo, el no saber paraliza. Minutos en los que quisieramos asegurarnos el futuro, sentir que todo va a estar bien, pase lo que pase.
Son días. Tardes. Noches. Es el eterno tiempo que parece estancarse por un segundo y detenerse para siempre. Pero no. Vuelve a acechar. Camina deprisa como un caminante preocupado y no se detiene. Me golpea la vida. Golpea a mi puerta para mostrarme que los años llegan de visita para nunca irse. Y se acumulan, uno tras otro. Lado a lado. Un hilo de plata en mi cabello lo confirma. El tiempo pasa. Mi angustia aumenta esta noche. El tic tac del reloj de la vida es un hecho. Nadie sabe cuando se detendrá, pero solo pienso en vos, en darte lo mejor. Esta noche no hay risas en mi mundo. Vos terminaste tu día. Descansas tranquilamente en tu cama. Es cuando dormís, o estas lejos mio, que siento esta incomodidad. De repente, tengo tiempo para pensar. Un segundo se vuelve eterno. Eso me demuestra cuan poco tiempo tengo para pensar en el futuro. Me siento sola, vacía. Hago mil cosas para ayudarte. Aun así, siento que es poco. Me gustaría hacer mas. Me gustaría darte el mundo.... Mas por ahora solo puedo, darte mi pequeño mundo.
¿Que hago cuando duermes? Hago mil cosas. Navego los mares de la casa sin cesar... Pero mi mente vuela. Algunas noches, como hoy, mis preocupaciones crecen. Tranquilo mi niño... Solo es una noche. Por la mañana cuando despiertes, o si despiertas antes, volveré a ser tu feliz mami. Porque el solo hecho de mirarte hace que me olvide por completo de todo. De mis preocupaciones, mis temores y dudas, mis aciertos y errores. Cuando estoy con vos, me olvido de todo y acaricio la alegría, me dejo mimar por la felicidad, camino por la hierba fresca, mis pies sienten el descanso, mis manos tus caricias y mi rostro el suave y cálido viento de tu aliento.
Esta noche tengo miedos... Solo esta noche.

7 comentarios:

sarah dijo...

Laura, qué precioso lo que escribes.
Tantas veces ocurren estos momentos, y qué maravilla saber que llegará el día y que volverá la fuerza, la sonrisa... Es el deseo por buscar lo mejor, cómo hacer, qué hacer... todo para lo mejor.
te mando una cascada de besos!!

Georgina y mi bebe Nicolas. dijo...

Laura, tu escribes muy bello, felicidades por ese gran don que Dios te dio, escribes maravilloso.

Yo se que tu precioso hijo te llena el alma de inspiracion.

mama de patu dijo...

hermoso ymuy cierto lo que escribiste, me vi muy reflejada,te mando un beso

Laura Basualdo dijo...

GRACIAS A LAS 3 POR PASAR!!!

Carla, mama de Valentin dijo...

Hola amiga!..como siempre tus palabras me llegan a lo más profundo y no hay vez q no me vaya con lagrimas en los ojos de tu blog. Q hermoso q escribis!!!, me siento tan identificada con cada palabra!...la incertidumbre y la angustia q nos persigue en la noche, cuando el dia termina, cuando todos duermen y solo escuchamos el latido de nuestro corazon...el pensar y pensar y llorar muchas veces en silecio pensando en el presente, en el futuro y en tantos por qué... Y cuando amanece y nuestros hijos abren sus ojitos y nos miran y sonrien sentimos que esa angustia se fue volando lejos y que todo vale la pena por ellos y para ellos.
Te adoro!!!!
Besos al bombon de chocolate!!!
y otro mas a su madrazA!!!!!!!!!!!!

QueridoQuique(Concha) dijo...

Qué bonito Laura. Un abrazo.

Kantu dijo...

Lau:
No habia reparado en esta entrada hasta hoy.
Que te puedo decir amiga, senti tantas ncohes esa angustia del futuro del cuando ya no este yo.
Pero en la mañana la esperanza y la fé se abren paso con la sola presencia de mi hija.
Muy bello, gracias por compartirlo.
Cariñios,
Rosio